martes, 30 de abril de 2013

Briofitos: características generales y estructura


Los Briófitos son un grupo intermedio entre los talófitos y los cormófitos. Se distinguen dos grandes tipos de Briófitos:

  • Musgos.
  • Hepáticas.

No están absolutamente adaptados a la vida terrestre. Necesitan vivir en el agua o con gran dependencia del agua, necesitan del agua, al menos, durante una parte de su vida.

Algunos musgos viven en paredes o soportes. Gran parte se encuentran en un estado “aletargado”; se habla de reviviscencia, los musgos pueden revivir tras un largo periodo de sequía. Esto les permite vivir en sitios que están muy secos; reducen su metabolismo, pasan así mucho tiempo, hasta que llega el agua.

Los briófitos pueden absorber agua y sales minerales por toda la superficie de la planta. Se asemejan a los cormófitos en su forma de crecimiento.
 
Hepática: briófito folioso

Estructura de los briófitos.

Hay un grupo de briófitos llamados briófitos talosos y otros denominados briófitos foliosos.

Los briófitos talosos se asemejan, morfológicamente, al talo de un alga.

Los talosos están constituidos por un tallo muy fino sobre el que se disponen pequeñas hojas; poseen también un rizoide que lo ancla al suelo o sustrato.

Los briófitos talosos crecen mediante la actividad de células apicales similares a las de Cormófitos; y lo hacen por los ápices. Se trata de un crecimiento bilateral.

Crecimiento por división bilateral en briófitos.

En cambio los briófitos foliosos presentan un crecimiento trilateral. Existen varias opciones.

Por una parte pueden formarse tabiques periclinares, paralelos a la superficie del órgano de crecimiento; y anticlinales, perpendiculares a la superficie del órgano de crecimiento.

Crecimiento por tabiques periclinares

La primera división es anticlinal.

La salida de las hojas puede seguir una forma helicoidal, una especie de espiral.

Salida de las hojas helicoidal

En otros casos la formación no representa una hélice, sino que las hojas quedan dispuestas en varias filas, unas sobre otras. Se debe a que hay un adelanto de la segmentación.

Salida de hojas apiladas

Las hojas de los briófitos son siempre uniestratificadas, es decir, una única capa de células, excepto en el nervio medio de la misma.


La misión de estas hojas es recibir radiaciones solares. Es una de las partes de la planta donde se realiza la fotosíntesis. También tienen capacidad de tomar agua y sales minerales.

Los rizoides fijan la planta al sustrato. A través de ellos se pueden tomar agua y sales minerales; pero también pueden tomar agua y sales minerales por hojas y tallo, por esa razón se les llama rizoides (no son tan diferentes del resto de la planta como para considerarlos verdaderas raíces).

En los tallos podemos diferenciar un tejido superficial, análogo (que no homólogo) a la epidermis de los cormófitos; tiene cloroplastos, pero no estomas (órganos de la epidermis de los cormófitos que permiten intercambios de gases entre el interior y el exterior de la célula); y es que en los briófitos se lleva a cabo este intercambio de gases por toda la superficie sin necesidad de estructuras especializadas o estomas. El tejido superficial tampoco tiene cutícula. Por debajo del tejido superficial se encuentra el tejido cortical, constituido por células grandes, en las cuales hay plastos, teniendo lugar en ellas procesos de fotosíntesis, respiración, etc. Y en la zona central se encuentra el cordón conductor central, constituido por células con la pared fina, capaces de transportar agua por el interior de la planta.
Corte transversal del tallo de un briófito

El cordón conductor central tiene relación con el sistema Xilema-Floema de las plantas superiores. Pero en este sistema vascular de cormófitos el agua y las sales minerales van por el xilema y la savia elaborada (con sus correspondientes sales minerales disueltas) va por el floema. En cambio en los briófitos los líquidos de la planta no se transportan exclusivamente por el canal central, también hay transporte por los demás tejidos de la planta. El cordón central tiene dos partes, una periférica, de paredes finas y oblicuas, que transporta el 60% del agua, y una zona central, de paredes más gruesas y tabiques paralelos, que dan rigidez al cordón central; son células provistas de plastos.

Corte longitudinal del cordón conductor central.

Algunos briófitos tienen estructuras parecidas a los estomas denominados poros aeríferos. Aparecen en hepáticas (talosas) y cápsulas de musgos. Son homólogos (que no análogos) a los estomas.

En un corte transversal del briófito vemos los rizoides que lo anclan al suelo y el grueso del tejido folioso, entre las que destacan las células que forman una capa inferior, con plastos y vacuolas y las células que establecen columnas entre estas células inferiores y las de la capa superior (en contacto con el aire), que poseen muchos plastos; se denominan células asimiladoras.. En la capa superior es donde podemos encontrar, de cuando en cuando, poros aeríferos.

El poro aerífero permite la entrada y salida de gases (oxígeno, dióxido de carbono y agua). En los estomas de las plantas superiores hay un sistema de apertura y cierre. En los poros aeríferos no existe ese mecanismo, están siempre abiertos. De ahí que deban vivir en lugares donde exista mucha humedad en el ambiente.
Estructura del poro aerífero

3 comentarios:

Anónimo dijo...

es cacaby y mucha lecheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeexd

trolljake777 gamer dijo...

Hola

Unknown dijo...

😕😕